Hoteles y Restaurantes

El Camino Hacia la Hospitalidad

Para muchos viajeros contemplar la entrada del hotel es un alivio: por fin han llegado a su destino tras un largo día de viaje. Finalmente pueden relajarse y divertirse de vacaciones con su familia. Quienes viajan por cuestiones de negocios pueden finalmente tener un momento de paz y tranquilidad y prepararse para sus reuniones o simplemente disfrutar de un tiempo en el que no tienen que ser los profesionales hombres y mujeres de negocios, sino simplemente ellos mismos. Asimismo, llegar a un restaurante significa que podrá deleitarse con ese maravilloso plato que tanto deseaba, llenar el estómago vacío y disfrutar de una velada con los amigos o la familia. En el mundo de los negocios, la entrada a un restaurante con frecuencia significa el cierre de un próspero negocio.

Así pues, la entrada a un hotel o un restaurante es un punto de movilidad que se convierte en la puerta a hacia la hospitalidad: un lugar donde se puede relajar y recargar energía. A diferencia de la mayoría de los puntos de movilidad, como los aeropuertos o los edificios corporativos, en los que el objetivo es dividir y canalizar diferentes flujos de visitantes en direcciones distintas, el objetivo de la entrada de un hotel o un restaurante es reunir a las personas.

Diseño de la Entrada

La puerta de entrada a un hotel o restaurante desempeña un importante papel en el mantenimiento de un clima confortable en la entrada o el vestíbulo. Con visitantes entrando y saliendo del hotel durante todo el día, mantener una temperatura confortable en el interior es complicado, ya que cada vez que una puerta batiente o corrediza tradicional se abre, el aire acondicionado del interior sale, causando corrientes de aire desagradables. El concepto "siempre abierta, siempre cerrada" de una puerta giratoria puede ayudar a evitar estas corrientes de aire, así como ayudar a mantener alejados el ruido y el polvo para garantizar que nada sale de la atmósfera creada en el vestíbulo.

El aspecto y la sensación de la entrada son igualmente importantes para conseguir los objetivos de los puntos de movilidad, como lo son la entrada o el vestíbulo de un hotel o un restaurante.  El diseño de una entrada debe reflejar la marca y la estrategia del hotel o el restaurante y decirles a los visitantes lo que pueden esperar: una puerta vintage para un hotel con historia, una de aspecto moderno y a la última para un hotel de diseño y una de apariencia confortable y tranquila para un hotel boutique.

En 1908, hace más de un siglo, instalamos nuestra primera puerta giratoria en un hotel. Desde entonces, las soluciones de Boon Edam han ayudado a dar forma a la entrada de cientos de hoteles y restaurantes, entre los que se incluyen el Wynn Casino and Hotel de Macao, Hong Kong, el restaurante Bonefish Grill de Las Vegas, Estados Unidos, y el nuevo Fletcher Hotel de Ámsterdam, Países Bajos.
Entrance Design

Contacto

Boon Edam Inc.

 

Para cualquier pregunta, no dude en ponerse en contacto con nosotros.