VAO Oficinas 1 y 2

Tener espacios donde diariamente circulan entre mil y dos mil personas entre visitantes y empleados, con más de una entrada y un alto valor en activos que necesitan protección mediante un elevado nivel de seguridad, requiere un método apropiado de control de acceso, un reto para cualquier proveedor de estos sistemas.

Éste es el caso de los edificios VAO Oficinas 1 y 2, ubicados en Monterrey, México, y administrados por la compañía mexicana Internacional de Inversiones. En ellos se instalaron soluciones de control de acceso de Boon Edam como parte de los “filtros de seguridad”, en conjunto con las cámaras de video vigilancia y el personal de seguridad.

Donaciano De Anda, Supervisor de Mantenimiento de Internacional de Inversiones, explica que la decisión de adquirir un sistema de control de acceso mediante torniquetes se realizó a causa del alto tráfico de personas, con el fin de  impedir el acceso de personal no autorizado a las oficinas, así como apoyo a la labor del personal de seguridad de cada edificio.

De Anda comenta que ambas propiedades poseen tres filtros de seguridad, “la caseta de entrada, la recepción y el torniquete”, este último calificándolo como “el más importante”, pues solo permite el paso con una tarjeta de identificación autorizada y “sin una tarjeta, no hay ingreso”.

Así las cosas, se determinó que las soluciones de control de acceso de Boon Edam más adecuadas para el edificio 1 de VAO Oficinas eran los torniquetes Swinglane 900, con dos carriles de ancho estándar y uno de acceso preferencial para discapacitados; y para el edificio dos, el Speedlane 300 y Winglock 900 para acceso a personas con discapacidad. Todos los productos se instalaron en el lobby de los edificios, lugar que De Anda llama “la plaza”, pues es “el lugar de paso obligado para empleados y visitantes que quieran llegar a las oficinas”, explica.

Registros de ingreso

Al momento de elegir una solución de control de acceso, Internacional de Inversiones buscó que ésta cumpliera con algunos aspectos que considera fundamentales para que la protección sea verdaderamente eficaz. Donaciano De Anda cuenta que el primero de ellos es la capacidad de evitar ingresos no autorizados. En este sentido, él señala que los torniquetes instalados cuentan con sensores ópticos, que detectan “si alguien quiso brincar o forzar su paso”, información que se ve reflejada en los registros de monitoreo. Además, “el sistema de control de acceso no permite que pasen dos personas a la vez con la misma tarjeta, es decir que si el usuario ya entró no puede prestarle su tarjeta a alguien que está afuera para que ingrese. Debe salir primero antes de volver a entrar”, explica. Y es la barrera física del torniquete un recurso que ayuda a que dicha característica funcione correctamente.

El segundo aspecto es “la necesidad de saber quién ingresa o sale y a qué horas”, datos que también se observan en los registros. Esto también tiene un beneficio adicional, pues, según De Anda, permite detectar algún acceso inusual que pueda considerarse sospechoso, “como un empleado que entra a las tres de la mañana”.

También destaca que se buscó que los dispositivos de control de acceso fueran capaces de funcionar de forma autónoma. “Con los torniquetes que instalamos podemos estar tranquilos que nadie sin autorización ingresará, pues esto generará alarmas. Inclusive si la recepción se queda sin personal de vigilancia por un rato, no pasaría nada, pues los torniquetes se ocupan de permitir el paso al personal autorizado”, asegura.

Estas características de seguridad “le ofrecen tranquilidad al inquilino, porque cuando llega un interesado en arrendar o comprar y le explicas cómo funciona el sistema de seguridad, ellos responden ‘sí, me vengo para acá’, pues ven que sus propiedades estarán seguras”, explica De Anda.

Por su parte, la ingeniera Griselda Cortez, Gerente Administrativa de Inmuebles de Internacional de Inversiones, manifiesta que invertir en los torniquetes de Boon Edam para ambas edificaciones fue una decisión acertada, pues de acuerdo con el comportamiento que han tenido los dispositivos, “la relación costo-beneficio de esta instalación resulta equitativa, dada la imagen de seguridad que proyectan y el servicio que prestan en los edificios”.

La ingeniera además señala que debido al “excelente servicio” de los torniquetes, los califica como de “excelente calidad”, tanto en su imagen física como en los mecanismos de funcionamiento, por lo que ella considera que son dispositivos que vale la pena recomendar.

Funcionamiento continuo sin fallas

Los proyectos de los edificios VAO Oficinas se realizaron por separado, pero ambos se ejecutaron a través de integradores, quienes realizaron el trabajo de ingeniería en la instalación física y la integración de los dispositivos con los sistemas de control de acceso mediante tarjetas codificadas, con la asesoría de Boon Edam. Al respecto, Donaciano De Anda asegura que esto incrementó la confianza en la marca y sus productos, pues no se trata solamente de concretar una venta más, sino de que los dispositivos sí cumplan a satisfacción con su propósito.

En cuanto al funcionamiento y mantenimiento de los torniquetes, el aspecto a destacar en esta instalación es la mínima necesidad de trabajos de reparación o de refacciones. “En cinco años de operación de los torniquetes en el edificio VAO 1, no hemos tenido aún la necesidad de hacer un mantenimiento que implique sacar de servicio uno o más de ellos”, enfatiza De Anda, pues “el técnico revisa el estado de los torniquetes y solamente tiene que realizar algunos ajustes o recomienda reemplazar algunos componentes menores que no afectan su funcionamiento, como el cristal por donde se pasan las tarjetas que comienza a rayarse por el uso, por ejemplo”.

De forma anecdótica, él recuerda que hubo un año en que no se incluyó el mantenimiento de los torniquetes dentro del presupuesto anual de administración de VAO 1. “En principio pensamos, ‘¡qué problema!’, pero también tuvimos la tranquilidad de saber que los dispositivos de Boon Edam son de muy buena calidad, robustos y que no van a fallar de forma imprevista, y durante ese año no tuvimos ninguna dificultad ni necesidad de invertir dinero adicional al presupuesto ya planeado”, narra.

Cultura de uso

Por supuesto, no solamente se trata de que el sistema de control de acceso y sus dispositivos funcionen correctamente, también es necesario que los usuarios conozcan la forma adecuada de usarlos para evitar quedar “atascados” en la puerta o incluso llegar a producir daños en ellos.

En el caso de los edificios VAO Oficinas, De Anda creó una forma “didáctica” de enseñar tanto a los nuevos inquilinos como a los visitantes regulares, la forma correcta de usar los torniquetes. “Desde la administración creamos un manual de uso de los sistemas de ingreso al edificio, el cual muestra con fotografías los lugares donde deben ubicarse las tarjetas de acceso, las señales luminosas o auditivas que emiten los torniquetes al dar o negar el acceso, incluso los lugares donde el usuario debe pararse para que el sensor óptico detecte la presencia de una persona y permita el paso”.

“De todas formas, es casi imposible tener a todo el mundo contento”, manifiesta, pues “no faltan aquellos que preferirían ‘pasar de largo’ o visitantes que se despistan cuando deben usar la tarjeta de acceso y reclaman cuando no pueden pasar”, explica.

Por su parte, Griselda Cortez afirma que el primer paso es que los usuarios “se acostumbren al vaivén y tiempos de respuesta de los equipos” y cuando esto se logra, la usabilidad de estos se vuelve “funcional, práctica y segura”, reforzando así la imagen de “tecnología y funcionalidad” que ofrecen, para ella, los torniquetes de Boon Edam.

En suma, De Anda y Cortez se declaran “satisfechos” con los resultados de ambos proyectos, pues los torniquetes de Boon Edam han demostrado ser dispositivos eficaces y robustos, con una larga vida útil y una estética que “se adapta a los diseños de los edificios”. De Anda asegura que si alguien le preguntara si debería invertir en una solución de control de acceso peatonal de esta marca, “respondería que es una excelente idea, pues los inquilinos reconocen que con estos torniquetes tienen un nivel adicional de seguridad, lo que en definitiva les ofrece la confianza para continuar contratando con Internacional de Inversiones”, concluye.
 

Dirección:

Monterrey, NL | Mexico

Productos:

Swinglane 900 & Speedlane 300 Optical Turnstiles

Mercado:

Corporate Headquarters

Descargar Folleto:

VAO Office Buildings

Contacto

Boon Edam Inc.

 

Para cualquier pregunta, no dude en ponerse en contacto con nosotros.